PAGINA PRINCIPAL
Reseñas y criticas
Por Laura Hiros

Horror, drama
Dirige: Juan Antonio Bayona
Actúan: Belén Rueda, Fernando Cayo, Roger Princep, Geraldine Chaplin, Montserrat Carulla, Edgar Vivar, entre otros.
Clasificación: R contenido perturbador.
105 min.

Un dramón con magistrales toques de terror que mece al espectador hasta llenarlo de ese miedo que cala hasta la médula.
Todo con una inteligente combinación de pequeños detalles, coincidencias y escenas de escalofriante realismo.

El orfanato, la selección española para competir por mejor película extranjera en la siguiente entrega de los Oscares, llega a
las pantallas de cine norteamericanas para demostrar que la receta de angustiante terror con infantes en casonas
abandonadas es tan efectiva para los cineastas españoles como una buena paella.

La producción del mexicano Guillermo del Toro (Hellboy, El laberinto del fauno) cuenta la historia de Laura (Belén Rueda), una
mujer que pasó su infancia en un orfanato a orillas del mar. Ahí los mejores años de su vida fueron compartidos con otros
niños que como ella vivían su desgracia sin conocimiento, bajo los cuidados del personal del recinto.

La trama alcanza a la protagonista 30 años después de sus años de interna, cuando regresa a la misma casona que la vio
crecer para ser ella la que abra un hospicio para niños discapacitados. La acompañan su esposo Carlos (Fernando Cayo) y
su hijo Simón (Roger Príncep) de siete años.

El nuevo hogar y los misteriosos parajes que lo rodean harán que la imaginación de Simón comience a trabajar hasta rayar
en el peligro más extremo. El resultado de sus aventuras imaginarias constituirá una terrible tragedia familiar: Un día Simón
desaparece y Laura hará hasta lo imposible por recuperarlo.

Con todo el peso de la película sobre los hombros de Belén Rueda y algunos respiros proporcionados por el pequeño Roger
Príncep, El orfanato tiene actuaciones convincentes, decentes, pero difíciles y en ocasiones exageradas. Sin embargo, cabe
resaltar el interesante dúo de actuaciones secundarias que conforman Geraldine Chaplin como la médium Aurora y Edgar
Vivar (sí el Ñoño del Chavo del ocho) como el parasicólogo universitario que buscarán las respuestas a la desaparición de
Simón en el terrible pasado de Laura.

En una serie de escenas que recuerdan el más puro estilo de Poltergeist (la película ochentera en donde una médium trata
de recuperar a una pequeña atrapada en una tercera dimensión fantasmagórica) el novel director Juan Antonio Bayona
demuestra su pasión y conocimiento por el género que ha hecho las delicias de los ejecutivos hollywoodenses.

Con altibajos en la edición y en el ritmo, la sensación de una súper producción prevalece, aunque el toque de buena
cinematografía de la que hacen gala los españoles no desaparece del todo. El resultado final es una combinación digna de
verse y verdaderamente atractiva para los amantes de los momentos de pánico en las pantallas de cine.

En una acertada mezcla entre los miedos de la infancia y el terror de una madre ante la pérdida de un hijo, El orfanato amarra
al espectador con buena fotografía y suficientes acertijos para mantenerlo atento durante toda la historia.

Un grupo de noveles cineastas se une a la experiencia y “ojo” de del Toro para crear una muy decente película de terror que
por ratos recuerda a The Others (Los otros) la cinta que causó gran revuelo en los Estados Unidos en el 2001, protagonizada
por Nicole Kidman y del también español Alejandro Aménabar.

Los elementos clave de diversas cintas clásicas del género, además de la decente combinación de fotografía, narrativa y
actuaciones; harán que El orfanato le provoque ese ataque de miedito que lo alcanzará en los lugares menos esperados
después de la función. Una cinta que vale la pena.
Todos los derechos reservados
Rincón de cine