PAGINA PRINCIPAL
Reseñas y criticas
Burn After Reading
Por Laura Hiros


Comedia
Dirigen: Joel Coen, Ethan Coen
Actúan: George Clooney, Frances McDormand, John Malkovich, Tilda Swinton, Richard Jenkins, Brad Pitt, entre otros
Clasificación R Lenguaje perverso, sexo y violencia.
95 min.

Los hermanos Coen reúnen a George Clooney y Brad Pitt, el dúo dinámico de los galanes hollywoodenses, para crear una
comedia subida de tono y con máximo sarcasmo. Burn After Reading es una mezcla de suspenso, humor negro y absurdos
que en algunas ocasiones requiere una doble explicación; todo al ya clásico estilo de las “vacas sagradas” del moderno cine
norteamericano conocidas como Joel e Ethan Coen.

Osborne Cox (John Malkovich) es un analista de la Agencia Central de Investigaciones (CIA) que al ser despedido decide
comenzar a escribir sus memorias; su esposa Katie (Tilda Swinton) una pediatra amargada y controladora ya esperaba el
desenlace profesional de su marido, así que el despido sólo reafirma sus deseos de divorciarse para formalizar la relación
con su amante Harry (George Clooney), un policía federal casado y mujeriego.

Por otro lado en los suburbios de Washington D.C. los empleados de un gimnasio de “poca monta” viven en un mundo
completamente distinto al del primer grupo de capitalinos. Linda Litzke (Frances McDormand) apenas puede concentrarse en
su trabajo, pues sus planes para cuatro cirugías cosméticas se han venido abajo, tras la negativa de pago de su
aseguradora; su amigo, colega y confidente Chad Feldheimer (Brad Pitt) y su jefe y enamorado Ted Treffon (Richard Jenkins)
tratarán de ayudarla.

Las vidas de todos estos personajes se unirán cuando un disco de computadora con material del libro del espía Cox,
conteniendo secretos de Estado, caiga por error en el gimnasio en el que laboran Chad y Linda, y éstos consideren el
chantaje como medio para obtener los codiciados fondos para las cirugías de la damisela.

De ahí se desprenden una serie de intrigas y enredos que despertarán la curiosidad de saber qué hacen (o fuman) los
Cohen, creadores del guión, productores y directores de la película, para salir con temas tan complicados y sangrientos hasta
en la más absurda de las comedias.

Así Burn After Reading, resulta ser un remiendo de película de intrigas y comedia oscura con excelentes actuaciones, algunos
momentos memorables y muchas escenas que los fanáticos de los hermanos más famosos de Hollywood idolatrarán, pero
que el resto de los mortales sentirá que están de más y resultan inocuas.

Parece que después de sus No Country for Old Men y Fargo (ambas ganadoras del premio de la Academia por mejor
película), los Coen quisieron mezclar un poco de las clásicas cintas en las que Clooney se la pasa de maravilla al lado de su
amigo Brad Pitt, para crear una producción con atractivo en elenco, complicada trama y poca sustancia.

Una sátira del mundo de los espías en donde nadie sabe lo que realmente está sucediendo y en donde los Coen una vez
más se mofan de la insipidez y superficialidad de la vida del norteamericano promedio y las agencias gubernamentales.

La película contiene algunas escenas hilarantes, dos súper galanes que también saben actuar y monstruos de la actuación
como McDormand (que por cierto es la esposa de uno de Joel Coen), Malkovich y Jenkins dando cátedra de estilo, todas
estas buenas razones para hacerla digna de verse. Por cierto, hay por ahí un par de escenas entre Pitt y Malkovich que se van
a convertir en clásicos del cine.

Sin duda Bruning After Reading (que hace referencia a lo que se debe hacer tras leer un documento secreto: “Quemar
después de leer”) es una de esas cintas que valen la pena por las tomas que parecen intrascendentes pero que son las que
al final se afianzan en la memoria de los cinéfilos.

No para todos los gustos, no del todo divertida, pero con valía por las actuaciones, el elenco, la cinematografía y por supuesto
la complicada y hasta absurda trama.
Todos los derechos reservados
Rincón de cine