PAGINA PRINCIPAL
Reseñas y criticas
August Rush
Por Laura Hiros

Comedia, musical, drama
Clasificación: PG por elementos temáticos, algo de violencia y lenguaje
Dirige: Kirsten Sheridan
Actúan: Freddie Highmore, Robin Williams, Keri Russell, Jonathan Rhys Meyers, Terrence Howard, entre otros.
113 min

Una historia que pudo robarse el corazón de millones pero que falla en el intento, así puede describirse August Rush el
cuento de un pequeño genio de la música que conforme transcurre en la pantalla pierde credibilidad hasta convertirse en un
fiasco.

A toda cinta romántica se le perdona su toque de cursilería, sin dejar de lado elementos básicos de edición, guión y dirección
que permitan darle credibilidad a la historia. August Rush, se queda con la  “cursilería”, sin la más mínima atención al guión o
a la continuidad de la trama.

Hace 12 años, en la terraza de un edificio justo en la plaza Washington en Nueva York, la talentosa cellista, Lyla Novacek (Keri
Russell), se enamoró perdidamente del carismático roquero irlandés (Jonathan Rhyn Meyers), la música de la plaza fue el
único testigo de la unión de estos dos, cuyo fruto fue un pequeño que quedó abandonado ante la ignorancia de sus
progenitores.

Evan (Freddie Highmore) creció en un orfanato, pero sabe que sus padres lo buscarán algún día. Su impresionante talento y
amor por la música hacen que su peregrinar por Nueva York en busca de sus padres se convierta en un camino a la gloria
musical. Ahí, entre los limosneros cantantes de la gran manzana conoce a Wizard (Robin Williams), quien se da cuenta del
talento del pequeño y cambia su nombre por el de August Rush. Para Wizard, August es el mejor negocio, sin embargo para el
pequeño su música tiene como fin último, recuperar a sus padres.

La primera media hora de película, casi convence, el público se une a la vida y el talento de August, con las excelentes
actuaciones de Keri Russell (Felicity), Jonathan Rhyn Meyers (Match Point)i y Terrence Howard (Crash); además del pequeñito
Freddie Highmore  que recién alcanzó la fama como Charlie en la multigalardonada cinta de Johnny Depp Charlie and the
Chocolate Factory y que trata de salir avante con un papel poco creíble.

Entonces aparece Robin William y la cinta comienza a perderse entre los sonidos que August escucha en su cabeza; su
precipitadamente absurda llegada a Julliard; la insistencia de Wizard por mantenerlo a su lado, y los brincos que la directora
da sin ton, ni son, tratando de seguir demasiadas pistas en un guión hasta destruirlo por completo.

Lo impresionante de August Rush es la lección de lo que una mala dirección y edición pueden hacer con una cinta que
pudiera haber alcanzado el corazón del público sin burlarse de su inteligencia.

El problema radica en el hilo de la historia, en la forma en la que se van dando los acontecimientos, en los acelerados brincos
de Kirsten Sheridan (la directora) quien indudablemente tiene talento como guionista pues es la responsable del guión de In
America,  pero que sin lugar a dudas sus capacidades como directora dejan mucho que desear.

August Rush  es como un concierto de Orquesta Sinfónica que termina con la más populachera de canciones, sin saber hilar
los ritmos para cambiar de un son al otro. Así, cuando el público espera más que una película que derrame miel sin mirar a
quien, lo único que recibe es una dosis telenovelera de cuento de hadas llevado a la pantalla.

Penoso lo que sucede con esta cinta, pues un multi talentoso elenco termina por regalar lágrima de aparador a un público
que podría haber recibido mucho más.

Si a usted le encantas las películas cursis y no le importa que sean creíbles o no, la opción está en la mesa, pero si usted
goza de los dramas inteligentes y con esencia, August Rush lo va  a decepcionar.
Rincón de cine