PAGINA PRINCIPAL
Reseñas y criticas
Por Laura Hiros


Suspenso
Dirige: Ron Howard
Actúan:Tom Hanks, Ewan McGregor, Ayelet Zurer, Stellan Skarsgård, Pierfrancesco Favino, Nikolaj Lie Kaas, Armin Mueller-
Stahl entre otros.
Clasificación: PG-13 por imágenes perturbadoras
138 min.


El mismo equipo de una de las películas más taquilleras y controversiales del 2006 regresa para presentar una cinta con
un guión de atractivo impresionante; una fotografía y escenarios de primera; con renombrados actores y una producción
multimillonaria y que por misterioso que parezca acaba con el simple apelativo de “regular”.

Mucho mejor que la versión cinematográfica de El código Da Vinci, pero no lo suficientemente buena como para satisfacer
del todo al que lleva casi tres años esperando la adaptación de la primera novela del escritor Dan Brown, que como curioso
caso aparece como secuela de la historia de los descendientes de María Magdalena en la pantalla gigante.

Tom Hanks vuelve como el profesor especialista en símbolos de la Universidad de Harvard, Robert Langdon, ahora para
salvar a la Iglesia Católica, a la cuál cuestionó en su primera incursión en la pantalla con el mismo personaje en El código
Da Vinci.

Ron Howard también repite como director en su tradicional mancuerna con Hanks, que en esta ocasión da como resultado
una película mucho más atractiva que la anterior producción de la saga, pero con alguna que otra escena “más corriente”
que en la película “más barata” de ciencia-ficción.

Ahora Langdon buscará por toda la ciudad de Roma las pistas para descubrir a la secta de científicos religiosos, Iluminati,
mismos que están asesinando Cardenales justo el día del conclave para elegir al nuevo Papa. Además estos “tíranos de la
verdad científica” son también poseedores de un poderoso explosivo conocido como “antimateria”, que según ellos hará
volar la Ciudad del Vaticano antes de que transcurra la jornada.

Así, Langdon unirá fuerzas con la científica Vittoria Vetra (Ayelet Zurer) para descubrir a los malhechores y salvar a uno de
los países más pequeños del mundo.

Y ahí comienza lo verdaderamente valioso de esta cinta, dejando de lado los “sube y bajas” cualitativos de la historia, la
aventura de Langdon en su búsqueda simbólica de las claves de los Illuminati que nos lleva por toda la Ciudad Eterna,
hace que el paseo valga cada centavo de la entrada.

Ewan McGregor (Obi One Kenobi) como el Camarelango Peter McKenna, en otro de sus místicos papeles de “hombre
extremadamente religioso”, en una versión cuasi infantil de un personaje sumamente importante para la historia. Además el
actor protagoniza una de las peores escenas de efectos especiales en la historia del cine moderno.

Hanks en está ocasión mucho más creíble como Langdon, cosa que le da fuerza a la cinta. Y la que, sin lugar a dudas, se
lleva las palmas es Ayelet Zurer en un papel sumamente equilibrado que además tiene la virtud de no mezclarse
románticamente con el protagonista.

Aunque la película carece de material para Oscar, nadie le resta su buena dosis de entretenimiento, estupenda e
impresionante fotografía y en el peor de los casos validez, sólo por el simple y alargado paseo por Roma, que sin quererlo
acaba por ser el personaje más atractivo de la historia.
Todos los derechos reservados
Rincón de cine